Acumuladores

Acumuladores para gua caliente desde 200 litros hasta 5000 litros, simples, o con 1o 2 serpentines.

¿Qué es un acumulador de agua caliente y cómo funciona?

Un acumulador ACS se ha convertido en un elemento indispensable para las instalaciones de
agua caliente sanitaria más eficaces. Su capacidad de abastecer los terminales de uso con el caudal y
la temperatura adecuados en cualquier momento es una de sus características más destacadas.
¿Qué es un acumulador ACS?

Un acumulador de agua caliente cuenta con un depósito con aislante térmico, que almacena el agua a
la temperatura programada para poder suministrarla cuando sea necesario. Previamente, se ha calentado
a través de un dispositivo que aplica la energía obtenida de la caldera u otro sistema de generación de calor.

Hay que diferenciar los acumuladores de los termos eléctricos. Los primeros se instalan asociados a una
caldera a través de un serpentín o intercambiador, y los termos crean calor por medio de una resistencia.

También hay que señalar que un acumulador ACS guarda el agua en su depósito para su consumo directo,
mientras que los de inercia están diseñados para almacenar energía, que se envía a los elementos de
intercambio térmico de una instalación, como un suelo radiante, u otros sistemas de intercambio.
Tipos de acumuladores de agua caliente sanitaria

Dependiendo de su fuente energética y del intercambiador de calor de los que dispone, un acumulador ACS puede ser:

    Con serpentín en su interior, permite ahorrar espacio.
    Con intercambiador en el exterior, requiere más espacio para su instalación.

Ventajas y Desventajas de un acumulador de agua caliente

Conocer los pros y contras de estos dispositivos de ACS nos permite entender lo que aportan a la instalación.

 
Ventajas de un acumulador ACS

Los acumuladores de agua caliente sanitaria garantizan la cantidad de agua necesaria para que en cualquier punto
de la instalación se pueda disfrutar del caudal adecuado a una temperatura constante (siempre que no se superen
los caudales de diseño).

Otra de sus grandes ventajas es que no se afecta la temperatura en caso de que se demande agua caliente en más
de un punto de consumo. De hecho, en una instalación bien dimensionada pueden usarse diversas duchas de manera
simultánea sin problema.

Asimismo, este tipo de instalaciones puede tener un generador de calor de menos potencia que un sistema de producción
instantánea. Igualmente, hay que destacar que su diseño facilita la recirculación del agua, lo que favorece el ahorro de energía.

Finalmente, estos acumuladores también posibilitan la integración de fuentes de energía renovable, en caso que se opte por una instalación ecológica.


Refinar Búsqueda

Productos Nuevos

!-- Google Tag Manager (noscript) -->