Caldera baxi luna duo tec 1.150

Caldera baxi luna duo tec 1.150
Clic para ver la Galería
  • Código de Producto: Caldera baxi luna duo tec 1.150
  • Existencia: Disponible
  • $4.475.000
+
-



Etiquetas: Caldera baxi luna duo tec 1.150

CALDERA BAXI LUNA DUO-TEC 1.150 DE CONDENSACION de 121.000 kcal/hr solo Calefaccion

   Características:
• Panel de control con display digital
• Mayor rango de modulación hasta un 15%
• Control automático de la combustión en modelos GAC      
• Mayor eficiencia estacional
• Dimensiones más compactas         
• Tiro forzado-balanceado (cámara estanca)
Seguridad
• Sistema anti-congelamiento.
• Triple seguridad de sobrecalentamiento.
• Sistema de sobrepresión.
• Detección falta de agua.
• Autorregulación de presión de gas.
• Modo de seguridad de ignición inicial.

CARACTERÍSTICAS
• Calderas murales de máxima eficiencia, clase A según normativa europea ERP
• Amplia relación de modulación térmica: 1/9 de serie (1/5 en modelos 130 y 150 kW).
• Bombas de circulación con modulación hidráulica incluidas en todas las potencias.
• Intercambiador de calor, cámara de combustión y circuito hidráulico compuesto en acero inoxidable.
• Electrónica de última generación que permite administrar instalaciones en cascada de hasta 16 calderas.
• Operaciones de mantenimiento simplificadas con acceso frontal a todos los componentes internos.
• Presión máxima de trabajo: 4 bar (6 bar en modelos 130 y 150 kW).
• Soluciones de tiro forzado para configuraciones de descarga colectiva.
• Posibilidad de control de 0-10 V para gestión BMS en caldera individual o para el sistema en cascada.
• Accesorios hidráulicos para soluciones individuales y en cascada.
• Nuevos modelos de 130 y 150 kW con las mismas dimensiones y conexiones de los modelos 90-110 kW.
• Operación silenciosa en dimensiones compactas.

  CALDERA BAXI LUNA DUO-TEC 1.150 DE CONDENSACION

Folleto Baxi Luna


Las calderas de condensación

Las calderas de condensación son las calderas más eficientes del mercado. Logran alcanzar un rendimiento óptimo, superior al 100%,
aprovechando el calor latente de los humos procedentes de la combustión.

Al enfriar estos humos por debajo de la temperatura de rocío (temperatura en la que el vapor de agua pasa de estado gaseoso a líquido)
se libera energía en forma de calor que es aprovechada para calentar el agua del circuito.

Esta energía, que las calderas convencionales desaprovechan, puede suponer un ahorro de hasta un 20% en la factura de gas.
Además, la caldera de condensación es más respetuosa con el medioambiente ya que los gases que desprende son menos contaminantes que los de
una caldera convencional.

A continuación te explicamos cómo funciona una caldera de condensación:

La caldera de condensación se instala de manera ligeramente diferente a la caldera estanca convencional. Por eso hay que tener en cuenta una
serie de aspectos a la hora de su instalación, como la salida de gases o el desagüe.
La caldera de condensación permite instalar más metros de chimenea que una estanca convencional, lo que puede resultar determinante a la hora de
su elección. Es importante tener en cuenta que la pendiente de la chimenea vaya hacia la caldera, ya que en una caldera de condensación interesa
recoger el vapor una vez condensado para aprovechar el calor latente. En cambio, a una estanca convencional se le da una pendiente hacia la calle
para evitar que el agua de la lluvia o la condensación de los humos entren en la caldera.

El material de la chimenea también es diferente: en una caldera estanca está fabricada con aluminio, mientras que en la de condensación es de
polipropileno para evitar que los vapores ya condensados corroan la chimenea y se produzcan fugas.
Una vez aprovechado el calor del vapor de agua ya condensado (en estado líquido) hay que eliminarlo conduciéndolo hacia un desagüe. No se
recomienda que el desagüe se encuentre a más de 3 m de la caldera y se le dará siempre pendiente para evitar acumulaciones.

En caso de no poder acceder a un desagüe cercano, se instalará una bomba para impulsar los condensados al desagüe más cercano. Existen bombas
diseñadas específicamente para este cometido, ya que los condensados son parcialmente corrosivos y podrían dañar la bomba.

Por último, el tubo de desagüe debe ser de material plástico para evitar la corrosión.
Para optimizar el rendimiento de la caldera de condensación es aconsejable hacer que trabaje a menor temperatura que una estanca convencional.
En lugar de impulsar el agua a 80-90ºC, se calienta a entre 50-60ºC. Al funcionar a menor temperatura, la caldera es capaz de condensar más,
por lo que aprovecha más calor latente y ahorra más gas. Al contrario de lo que pueda parecer, no es necesario sobredimensionar los radiadores
para obtener una temperatura confortable, ya que la caldera trabaja más rato pero con un rendimiento superior.

En el caso de calentar el agua a 80-90ºC como hace una caldera de gas convencional, el ahorro que se consigue con la caldera de condensación es
muy pequeño, por lo que es importante bajar la temperatura del circuito de calefacción.

Las calderas de gas a condensación son recomendables para generar calor en instalaciones de suelo radiante cuyo sistema trabaja con una temperatura de 40-60ºC.




!-- Google Tag Manager (noscript) -->